Category: NASA


sol-forma.jpg

El Sol. Foto: Archivo
El Congreso de Estados Unidos ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que desarrollen un plan de emergencias de cara a estar preparados para “la tormenta solar del siglo”. Además, en una resolución parlamentaria, actualmente en trámite, se ha pedido a las comunidades locales que se doten de los recursos necesarios para abastecer a la población de un mínimo de energía, alimento y agua.
Del mismo modo, la resolución destaca la importancia de una prevención adecuada ante este tipo de fenómenos por parte de las comunidades de vecinos, ya que se necesita coordinación entre los diferentes agentes.
El texto también cita los distintos informes previos elaborados por Protección Civil de Estados Unidos (FEMA), en los que se informa sobre la forma de actuar ante estos eventos, así como los informes del regulador eléctrico estadounidense (NERC) y los del Departamento de Seguridad Nacional del Gobierno.
Desde España el Observatorio del Clima Espacial ha recordado que, a pesar de la contundencia de algunos apartados, esta resolución trata de potenciar unas buenas prácticas preventivas entre el público, así como definir la amenaza. De este modo, los ciudadanos “pueden estar preparados”.

Línea preventiva

En este sentido, el observatorio ha apuntado que, aunque “con mucho menor calado”, el Parlamento español también está tramitando desde hace meses una resolución, a propuesta del PSOE, para prevenir las consecuencias de una tormenta solar extrema.
Además, en Alemania, Francia, Reino Unido y otros países europeos se están tomando“importantes medidas en la misma línea preventiva”, ha apuntado.
Este mes la NASA alertaba de que, en 2013, el Sol llegará a una etapa de su ciclo natural durante la cual los grandes eventos, como llamaradas y tormentas solares son más probables.

MÁS INFO EN http://thecelestialmovie.com/

  Interesantes imágenes en las que podemos observar objetos o formas de vida muy extrañas difíciles de catalogar para los humanos y más en un medio espacial.

El video fue difundido en las últimas horas y da cuenta de un extraño objeto en cielo estadounidense.

WASHINGTON, Estados Unidos.- Un objeto misterioso fue captado en vivo desde el ISS (Estación Espacial Internacional) el 07 de diciembre de 2011 y aparece en el minuto 5:55 del vídeo que mostramos a continuación, del lado izquierdo.

Al parecer, el objeto está en órbita alrededor de la Tierra, y no correspondería a ninguno de los miles de satélites artificiales que el hombre ha puesto en órbita.

Aunque el video completo ha sido censurado por la NASA por supuesta evidencia del UFO, la adquisición de varios fotogramas tomados del video demuestran que una desconocida estructura fue capturada con una de las cámaras de la Estación Espacial.

En la imagen fija se puede ver con mejor detalle, el objeto en cuestión. El OVNI después de mantenerse estacionado cerca de la ISS durante unos minutos, desaparece en el aire disolviéndose lentamente.

F. AQUÍ

A modo de falso documental, revela la “verdadera” historia de la última misión secreta de la NASA en la Luna, el Apollo 18. El terrorífico contenido de estas grabaciones muestra la verdadera razón por la que el hombre nunca ha vuelto a la Luna.

http://www.megavideo.com/v/7TJNICJQc46b9982acc6866560d2caa9d6a85b54

                      Parte 2   

http://www.megavideo.com/v/Q9NJBVPJ9689e0984703e4b1371fccabce59777d

APOLLO 11
ESCUCHAR O BAJAR ARCHIVOS DE AUDIO DE ALGUNAS
DE LAS COMUNICACIONES DE LOS ASTRONAUTAS
Y EL CENTRO DE CONTROL HOUSTON


Index of / APOLLO11

AQUÍ EN FUENTE ORIGINAL

Visto en  http://www.alcione.org

Visto en :






Los puntos negros corresponden a los satélites activos; los rosados, a satélites en desuso, y los celestes, a basura espacial.

Fue como una tríada explosiva caída del cielo.
Primero, el descontrolado satélite UARS de la NASA que con su ruta errática mantuvo en vilo a todo el mundo hasta que cayó en alguna parte del Océano Pacífico.
Segundo, una extraña “bola de fuego” que mató a una mujer y destruyó varias casas y autos en Buenos Aires. No fue un meteorito (fue una explosión de gas), pero la sicosis cundió.
Y tercero, la alineación del cometa Elenin con la Tierra y el Sol que supuestamente causaría estragos.
Y es que el espacio en torno al planeta no es como el de las películas.
Se calcula que al menos unos 10 mil satélites giran en torno a la Tierra. Y que, en promedio, cae uno al día. Pero, por su tamaño, lo habitual es que se desintegren cuando cruzan la atmósfera.
También están los llamados “micrometeoritos”: todos los años hay “lluvia” de estos fragmentos.
Incluso tienen nombre. Por ejemplo, los que caen en enero se llaman “Cuadrántidas” y los de octubre fueron bautizados como “Oriónidas”.
El punto es que también se rompen al entrar en contacto con la atmósfera. Salvo aislados casos como los que miden 100 metros de diámetro, que caen cada 100 mil años. O los de 10 kilómetros de diámetro, que se precipitan a la Tierra cada 100 millones de años.
Sin embargo, el principal problema no está en los cuerpos celestes.
El peligro está en la basura espacial.

Síndrome Kessler 
Los desperdicios que flotan alrededor del espacio son variados en cuanto a forma y tamaño. A veces son partículas microscópicas, como polvo o restos de pintura de cohetes. En otras oportunidades, son grandes restos de satélites en desuso, como el UARS.
Sólo entre 2007 y 2011, el número de objetos de mayor riesgo -aquellos más grandes que una pelota de tenis- pasó de 9.949 a casi 16 mil.
“Hoy nadie se quiere arriesgar a poner un satélite, porque se corre el riesgo de ser impactado por basura”, explicó el astrónomo de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Ciencias, José Meza.
“Efectivamente, existe el problema con la chatarra y, en particular, con la que está en la órbita más cercana a la Tierra, pues está llegando o incluso puede que ya haya sobrepasado su capacidad para que los satélites puedan circular sin dificultad”, complementó Franz Bauer , astrónomo de la Universidad de Virginia y profesor de la Facultad de Física de la Universidad Católica .
El escenario descrito por ambos científicos se conoce como Síndrome Kessler. Así se denomina a la enorme cantidad de partículas -sin uso- que circundan el planeta.
El inconveniente está en que al aumentar la cantidad de objetos, también crece la probabilidad de colisiones. Ello genera más basura y, por tanto, mayor riesgo de impactos. Vale decir, un efecto dominó.
“Lo que se predice es un crecimiento exponencial de esta basura (…) y es una cuestión de 5 o 10 años para que sea catastrófico”, dijo Bauer.
“Se estima que esta cadena podría derribar un montón de satélites y también llevar a que no podamos poner nada más allá arriba”, agregó.

La comunicación satelital aumentará de precio 
El Síndrome Kessler podría afectar la vida diaria.
¿Cómo?
Al aumentar exponencialmente el costo de poner estos objetos en el espacio “puede llevar, por ejemplo, a dificultades en la comunicación satelital”, explicó Bauer.
Ver televisión, usar un GPS o llamar vía telefónica mediante la interacción con un satélite, en definitiva, podrían aumentar de precio, según explicó.
-Lo que tendrán que hacer es construir un escudo alrededor de los satélites o ponerlos en otras órbitas que no son las ideales -añadió el astrónomo de la U. de Virginia.
Pero ya se está trabajando en iniciativas que limpien el espacio.
Está el proyecto de construir un satélite ruso que barrería la basura con brazos artificiales. Fue inventado por el ingeniero de la Agencia Espacial Italiana (ASI) Marco Castronuovo , que propuso un modelo dotado de brazos robóticos que atrapan fragmentos peligrosos de chatarra, para luego llevarlos a una órbita más baja donde se autodestruyan al rozar la atmósfera.
El satélite cuesta unos 140 millones de euros (unos $98 mil millones) y, en caso de concretarse, el primer prototipo podría ser lanzado en 2016.
Otra idea es la de un camión de basura espacial. El diseñador MattelVaughan Ling propuso un sistema que contempla un recolector, una red de distribución y una estación de reciclaje.
Los que sí ya están operativos son los láser de gran potencia de la NASA. Pero ellos pueden desplazar milimétricamente algunas órbitas y sólo los de objetos muy pequeños.
“En realidad, no hay nada que se pueda hacer hasta tener la mejor información posible. Los peligros más grandes son los que no podemos ver y que aparecen de la nada y rápido viniendo hacia nosotros”, puntualizó Bauer.

 Proyectiles a la vista Son varios, aunque pequeños, los desperdicios espaciales que caen año a año en nuestra atmósfera.
Si bien la mayoría de ellos se desintegran, hay trozos que han provocado trastornos.
Tal fue el caso del Airbus A-340 de LAN que estuvo a punto de ser alcanzado por los restos de un satélite ruso cuando volaba sobre el Pacífico Sur, con destino a la ciudad neozelandesa de Auckland, en 2007.
Si bien el avión aterrizó sin problemas, el piloto advirtió que los trozos pasaron a una distancia de sólo 8 kilómetros de la nave.
Otro caso, pero en tierra, fue el que ocurrió el 12 de enero de 2001, cuando parte de la plataforma Star 48 Payload Assist Module (PAM-D) entró a la atmósfera y trozos de ella se estrellaron en el desierto de Arabia Saudita.

Más restos del mismo objeto fueron encontrados en el norte de Uruguay en marzo de este año.
“Impacto profundo”: Las más espectaculares y devastadoras caídas de asteroides Corría el año 1998 y dos películas que se convirtieron en éxitos de taquilla, “Armaggedon” e “Impacto Profundo”, tocaron uno de los mayores miedos del hombre: el choque de un asteroide con la Tierra.
Dejando la ficción de lado, si bien son poco probables, este tipo de accidentes ya han ocurrido en nuestro planeta.
Un asteroide es un cuerpo rocoso, carbónico o metálico, que orbita alrededor del Sol en una órbita interior a la de Neptuno. Según el astrónomo José Maza, se calcula que entre la órbita de Marte y la de Júpiter hay cerca de medio millón de asteroides identificados por la NASA.
Sin embargo, “las probabilidades de que uno de ellos caiga en la Tierra son muy bajas”.
Fuego y luz en Siberia
En 1908, ocurrió el incidente más importante de este tipo en la provincia de Tunguska, Siberia.
Dos mil km {+2} de bosque fueron arrasados y el impacto pudo ser oído a más de mil kilómetros de distancia.
Lo curioso de este caso es que nunca se encontró un cráter o huella del impacto.
La explicación es que el asteroide explotó en el aire, a 500 metros de altura. “Al entrar en la atmósfera, se calentó tanto que estalló y sus partículas nunca tocaron el suelo, pues se evaporaron instantáneamente”, explicó Maza.
Durante varios días, tras la explosión, las noches fueron tan brillantes en esa región que se podía leer sin luz artificial .
Ante la posibilidad de futuros impactos en el planeta, Maza afirmó que no hay peligro inminente.
Sin embargo, la NASA lleva un registro de los NEO (Objetos Cercanos a la Tierra, por su sigla en inglés ) para estar preparados ante la posibilidad de que un asteroide se dirija a la Tierra. “Hay varios miles de NEO y, si bien todos podrían ingresar a la Tierra, la mayoría se desintegra por el calor”, añadió el astrónomo.
Otro de los eventos más impactantes ocurrió hace 66 millones de años, en la Península de Yucatán (actual Cancún, México). Fue el que supuestamente exterminó a los dinosaurios.
La única prueba de esta colisión es un cráter de 180 kilómetros, cerca de la ciudad de Chicxulub, y la gran cantidad de iridio en la zona, una sustancia que escasea en el planeta pero que es muy concentrada en los meteoritos.
Fuente:La segunda on line. 

F.AQUÍ

  Esto aunque no se mencione en la noticia es debido al satélite de la NASA , y no se ha comentado nada , pero lo peor es para el mes de octubre que caerá otro y su nombre es el  Rosat.
———————————————————————————————

Una mujer murió y otras ocho personas sufrieron heridas a causa de una fuerte explosión en la localidad bonaerense de Monte Grande, en los suburbios de la capital argentina, por causas que las autoridades investigan después de que vecinos denunciaron haber visto “una bola azul que cayó del cielo”.


La explosión ocurrida a las 02:10 horas (05:10 GMT) destruyó dos viviendas y un comercio. Además, dañó vehículos que estaban estacionados en la zona. La víctima fatal y los heridos fueron confirmados en por las autoridades de la municipalidad (alcaldía) de Esteban Echeverría, donde se ubica Monte Grande.


Varios vecinos coincidieron en que vieron “una bola azul que cayó del cielo”, mientras otros señalaron “una bola de fuego”. El coordinador de Astronomía del Planetario de la ciudad de Buenos Aires, Mariano Ribas, consideró que “no hay que descartar” que la explosión esté vinculada con la caída de un “fragmento de un meteorito o de un satélite en desuso”.


“Tranquilamente un pedazo de un meteorito del tamaño de una pelota de fútbol o de un televisor puede provocar un daño como se vio. Igual, en la Argentina no hay antecedentes de destrucción de casas por meteoritos”, señaló Ribas al canal noticioso C5N.


El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, reconoció que “las hipótesis van desde una explosión hasta algo extraño”. “No se descarta nada, hay que analizar”, dijo el ministro, quien recalcó que no explotaron las garrafas (bombonas) de gas en los hogares destruidos.


Un habitante del barrio difundió una foto en la que se ve en el cielo una luz roja esta madrugada. “El sommier (colchón) donde dormía se levantó del piso, los machimbres del techo se doblaron y explotaron todos los vidrios de mi casa. Cuando salí a la calle, caía un fuego de arriba que incendió un poste a 20 metros”, declaró otro vecino del barrio 9 de Abril.


“Mi hija tiene el cuarto adelante, y me contó que cuando abrió la ventana, porque sentía olor a pólvora, vio cómo bajaban bolas de fuego y ahí vio la explosión que alcanzó a mi yerno en la pierna”, agregó el hombre.


Una vecina que vive a 200 metros del lugar aseguró haber escuchado “un silbido y unos segundos después la explosión que hizo temblar todo”. “Cuando salí vi que había fuego que venía de arriba, algo celeste. No era el color normal de cualquier incendio, era todo fuego celeste”, afirmó.


El director del Observatorio Astronómico de la provincia de Santa Fe, Jorge Coghlan, estimó que “existen rayos que se manifiestan de esa manera”. Ante la hipótesis de la caída de un meteorito, el experto precisó que “el meteoro al ingresar en la atmósfera se va desintegrando, y crea un tubo de radiación que rompe contra el suelo”.


El jefe de los bomberos voluntarios de Esteban Echeverría, Guillermo Pérez, evitó sin embargo referirse al tema y pidió esperar los resultados de las pericias. “No es serio adelantarse a un evento de esta naturaleza”, sostuvo.
Fuente.aquí